Tara* había encontrado oro. Después de pasar un sábado por la tarde perezosa navegación a través de la aplicación de citas Actualmente ella estaba experimentando con, ella se cayeron bien con un chico que parece muy simpático, y los dos intercambiaron los nombres y los números reales. Se encontró buscando en Google Stuart *, un británico que vive en Amsterdam. Trabajó en un inicio; que estaba visitando Nueva York por negocios. “Yo estaba como, oh, él es una especie de lindo …”

Ninguno de los dos tenía planes esa noche, así que empezaron a averiguar donde podrían reunirse para tomar una copa. Cuando Tara sugirió un restaurante en el centro de Manhattan, Stuart era en él: “Está bien fresco, mi hotel está muy cerca de allí”, envió un mensaje de vuelta. La mención del hotel nos dio Tara pausa, y ella le preguntó qué es exactamente lo que tenía en mente. “Podemos ir hacia atrás después y pasar un buen rato”, dijo.

Tara vaciló. Este tipo parecía agradable y normal y seguro y que no funcionó durante una noche de diversión con un extraño visitante, pero se trazó una línea dura cuando se trata de sexo en la primera cita. “Yo estaba como, ‘Escucha, no sé que has conocido [en esta aplicación], pero yo no voy a joderte, lo siento'”, dice ella. Su partido se sorprendió. “Oh”, respondió. “Me pareció que era la expectativa.”

Este tipo de programas contradictorios serán familiares para cualquier persona que ha hecho mucho Tindering o inepta o OkCupiding, donde aventura de una noche de una persona es la probabilidad de que otra persona en encontrar el uno. Pero Tara no estaba usando cualquiera de estas aplicaciones. Este fue Ohlala, y Stuart ya había acordado pagar $ 600 para Tara de su fecha.

La sede ohlala se encuentran en un bloque de sueño en el barrio berlinés de Prenzlauer Berg, en un antiguo edificio antes de la guerra a una cuadra de donde el Muro se había levantado. Aunque usted no lo sabría de caminando por la calle residencial pin-drop-tranquila, el barrio se ha convertido en el hogar de varias nuevas empresas, incluyendo SoundCloud, que tiene una oficina un par de pisos más abajo de Ohlala.

Cuando llego, hay un estado de ánimo de la intensidad de cansancio entre los ocho o más miembros del equipo presentes. Pia Poppenreiter, CEO de la compañía, se para y me saluda con un abrazo apresurado. “Usted escogió un gran día para visitar”, dice ella, con una voz que sugiere que más cigarrillos horas de sueño. “Buscar ‘escortgate hashtag’ en Twitter.” Lo hago a medida que avanzamos hacia el balcón y se enciende un Marlboro rojo. Una rosa Ohlala bandera atada a las olas de barandilla en silencio detrás de ella.

Lanzado en agosto de 2015, Ohlala es una aplicación basada en web que facilita lo que llama “instantánea citas pagado.” Los usuarios masculinos colocar ofertas para las fechas, que consiste en un tiempo, una duración y la cantidad de dinero que están dispuestos a pagar – una oferta típica es de 1-4 horas a un precio promedio de $ 300. Mientras que la solicitud se ha terminado, las mujeres pueden decidir si les gustaría que esa persona sea capaz de ponerse en contacto con ellos. Fundamentalmente, las mujeres no son visibles para los hombres antes de que inicien la conversación – que es la inversa de los listados Backpage a la que se suele comparar. Aquí, los compradores deben dar el primer paso. A partir de ahí, la pareja puede conversar y discutir los whens y wheres de sus fechas inminentes, así como un método de pago y sus límites, si así lo deseas. (Dentro de la aplicación de pago se encuentra actualmente en las obras, el equipo me dice.) Cuando los términos se han acordado, el chat se registra, y es de suponer que ambas partes son incentivados a aparecer. Aunque su modelo bajo demanda se ha ganado Ohlala la etiqueta “Uber para los acompañantes”, la compañía insiste en que no es una agencia de acompañantes, o incluso operando en el espacio de entretenimiento para adultos.

[two_third]Como me desplacé a través del hashtag #escortgate gran parte de Alemania, una traducción de Bing a la vez, empecé a armar un escándalo de desintegración. Esa semana Berlín había sido sede de la Conferencia NOAH, un evento sólo para invitados comparable a la Conferencia Código o interrumpir de nuevo en los Estados Unidos. Según varios informes , la fiesta de gala dos noches antes se había caracterizado por un alto número de “atractivos, mujeres vestidas con glamour” que coqueteaban agresivamente con los asistentes masculinos y repartió tarjetas de visita. Se concluyó que estas mujeres eran acompañantes, y que había venido a la fiesta, a instancias de Ohlala. Varias mujeres se rumorea que llevar a los lectores de tarjetas de crédito.[/two_third]
[one_third_last]

COMO ME DESPLACÉ A TRAVÉS DEL HASHTAG #ESCORTGATE, EMPECÉ A ARMAR UN ESCÁNDALO DE DESINTEGRACIÓN

[/one_third_last]

Pegada a su cuenta de Twitter mientras estamos sentados en la cubierta, Poppenreiter desestima la parte de tarjetas de crédito, por lo menos, como “ridícula”. Pero, dice, “Es cierto, hasta cierto punto. Hicimos invitar a la gente a la fiesta [Noé], pero era más que mis amigos.” Su toda la hembra-equipo de marketing de guerrilla se vistió para arriba, seguro; que era una fiesta, después de todo. Varios en el grupo eran usuarios ohlala, pero Poppenreiter pone esos números de un solo dígito. Poppenreiter sí misma no se unieron ellos. “Yo estaba agotado, yo estaba en la conferencia de todo el día.”

No hay duda de que el grupo estaba quitando un truco. Una invitación de Facebook para el filtrado-a-partido-partido dentro animó a los invitados a “tomar una copa y se mezclan con los hombres que gustan de las cosas buenas de la vida.” Un truco publicitario que implica una aplicación controvertido no suena como la materia de los temas del momento, hasta que se considera la tasa de asistencia femenina abismal de Noé – en el evento de este año, sólo 11 de sus 108 ponentes fueron mujeres. La presencia de acompañantes en los eventos de la noche han sido durante mucho tiempo un supuesto guiño-guiño. Por simbólicamente asociarse a estas mujeres, colados de ohlala hicieron a la empresa una cabeza de turco de estos rumores. Pero también llamó la atención de la gente.

Poppenreiter ya había publicado una declaración al principio del día en respuesta a la protesta, pidiendo disculpas por dejar que las cosas “vaya de las manos.” Pero una parte de mí, no puede dejar de preguntarse si esto era exactamente lo que había planeado.

De acuerdo con Poppenreiter, Ohlala busca mejorar en dos defectos percibidos que Yesca y otras aplicaciones de citas a menudo caen en. En primer lugar, los chats en la aplicación que van a ninguna parte – o peor, partidos prometedores que fantasma en usted. A medida que más usuarios orientados a los resultados de la yesca o OkCupid pueden dar fe, si ha iniciado la sesión con el objetivo de reunirse con alguien esa noche, a menudo puede quedar frustrado. Con Ohlala, todo el mundo quiere algo, y todo el mundo está en un horario apretado.

[one_third]

OHLALA NO ES REALMENTE UN “UBER PARA LOS ACOMPAÑANTES,” ES UN TRABAJO EMOCIONAL PARA TASKRABBIT

[/one_third]
[two_third_last]
Y luego está la gestión de las expectativas. La gente usa Yesca o OkCupid para todo, desde conexiones de la NSA a la caza relación a largo plazo, pero hay una alta probabilidad de que usted y la persona que está cortejando electrónicamente pueden no estar en la misma página, aunque ambos se pusieron “cita casual” en su “en busca de” campo. La etapa de chat de Ohlala le pide que estar al frente y claro sobre lo que quiere. Si no está definitivamente abierto a tener relaciones sexuales en su fecha, se puede establecer que existe. Si usted quiere traer a un tercero, se puede proponer que también. De cualquier manera, el objetivo es conseguir exactamente lo que quiere esa noche.
[/two_third_last]

El conseguir exactamente lo que quiere lo más rápido posible es el objetivo general de un sinnúmero de otras empresas nuevas. Pero debido a que el “qué” en esta situación no es coches o Bahn mi sino compañeros humanos, Ohlala, y otras aplicaciones que facilitan pagados de citas, se entienden más fácilmente en términos de trabajo sexual. Esto no es un obstáculo enorme en Alemania, donde puso en marcha por primera vez la aplicación, y donde el trabajo sexual es legal. Pero en febrero de este año, Ohlala cruzó el Atlántico y puso en marcha en la ciudad de Nueva York, donde no sólo son las leyes diferentes, pero la interfaz social es así. Claro, los trabajadores sexuales y acompañantes pueden encontrar un montón de trabajo aquí, pero queda por ver si estamos cómodos llamado que “citas”.

En la visión de Poppenreiter, Ohlala es una aplicación para cualquier mujer que piense que debe ser compensado por su tiempo y esfuerzos cuando sale con alguien. Se busca convertir el tiempo libre – un precioso, de los productos básicos menguante – en las horas facturables. En ese sentido, el derecho del Poppenreiter: su aplicación no es realmente un “Uber para los acompañantes.” Es un TaskRabbit de trabajo emocional. Tal vez eso hace que sea más radical que cualquier otra cosa – con su diseño elegante y joven fundador, cadera, Ohlala sugiere un mundo en el que no hay un “tipo de mujer” que vende su tiempo y afecto, ya que toda mujer podría ser esa clase de mujer.

03_Cupid_altcolor.0

Pia Poppenreiter no es un extraño a la provocación. La primera vez que la vi fue en una fiesta Ohlala en el SXSW, donde ella tenía su corte al tiempo que invita a los huéspedes a dibujar las vaginas interpretativas sobre cuadernos de dibujo distribuidos alrededor de la barra. ( “Usted va a venir. Permítanos decirle cuándo”, leyó la invitación de la fiesta en colores pastel-rosa.) Pero la segunda vez que nos encontramos, casi no la reconoces. En su ropa de calle casualmente conservadores – cambray abotonada, updo desordenado – se parece más a un modelo de J. Crew o acólito Lauren Conrad que la subida de tono cybermadam Berlín cuyo nombre provoca no-puedes-ser-seria ceja emoji plantea en alemán Twitter (en alemán “Poppenreiter” más o menos se puede traducir en “coger piloto”).

Poppenreiter nació en Schauersberg, Austria, una ciudad de cerca de 5.000 personas, y el tipo de pueblo donde todo el mundo sabe su nombre y su negocio. En un principio se llegó a Berlín para la escuela de posgrado para estudiar los éticas de negocio después de un año de trabajar en finanzas en Frankfurt. Estaba entre dos trabajos, y por la noche con unos amigos, cuando se dio cuenta trabajadoras sexuales en busca de clientes en las calles fría como el hielo. Era 2013, aplicaciones como fisuras y práctico estaban empezando a introducir un estilo de vida bajo demanda para el habitante de la ciudad moderna y todo el proceso de esperar en las esquinas le parecía poco práctico. Ella se puso a conversar con las mujeres y tuvo la idea de su primera puesta en marcha.

[two_third]
Peppr es un servicio que funciona como un backpage inteligente, permitiendo acompañantes y prostitutas a la lista de sus servicios, precios y fotos con una interfaz de búsqueda, localización específica. El pago se efectúa a través de la aplicación, y los clientes y “pepprs” puede negociar los detalles en el chat en la aplicación. Poppenreiter investigó su base de usuarios sin descanso, de pasar meses en las calles y burdeles de Berlín hablar con los profesionales del sexo y averiguar lo que necesitan sus clientes potenciales.

Cuando se puso en marcha en Alemania en abril de 2014, Peppr se reunió con titulares escandalizados de todo el mundo, y una enorme cantidad de rumores. Pero sólo unos meses más tarde, fue Poppenreiter dar marcha atrás en la empresa. “Me sentí abrumado siendo el director general,” dice ella. “Yo no tenía experiencia como tal.” La tormenta viral y la afluencia de usuarios a la pequeña arranque resultó ser un arma de doble filo. “No estábamos listos, como un equipo, como un producto, nada.”[/two_third]
[one_third_last]

LOS PROFESIONALES DEL SEXO QUE ESPERAN EN LAS ESQUINAS ALREDEDOR LE PARECÍA POCO PRÁCTICO

[/one_third_last]

Poco después de cesar en ella estaba de vuelta por ahí, la mezcla para arriba en un evento de redes Axel Springer. Fue allí donde conoció a Torsten Stüber, un investigador de la informática se volvió fundador de inicio que se convertiría en el director de tecnología de Ohlala. Su compañía de inteligencia artificial se hundía, y que buscaba su siguiente movimiento.

Cuando Pia se presentó en la fiesta, susurros propagan – Oh, eso es la mujer Peppr. Ese es el fundador de la aplicación de la prostitución. Stuber mismo nunca habían oído hablar de ella o Peppr antes. “Le dije: ‘¿Qué? Alguien está haciendo esto?'” Era un poco de dudas de ella al principio, pero se llegó a hablar, y algo hizo clic. “Dije desde el primer día en que nos encontramos con que seríamos grandes co-fundadores,” dice Poppenreiter, en un “te lo dije” tipo de voz. Esto fue a finales de 2014. En marzo de 2015, menos de un año después del lanzamiento del Peppr, los dos habían comenzado a trabajar en Ohlala.

A primera vista, Ohlala solo podría ser visto como Peppr con un esquema de color diferente. Pero las formas en que difiere están diciendo. Por un lado, no hay manera para que las mujeres pagan por las fechas con los hombres, ni de las fechas que se produzca entre personas del mismo sexo. (Me pregunto varias veces acerca de cuándo se puede esperar que la actualización; cada vez que la respuesta es “con el tiempo”.) Ahí está el proceso de comunicación iniciada por mujeres antes mencionado. Pero lo que probablemente Pia considerar su mayor innovación es su límite de tiempo. Cada solicitud de fecha abierta sólo dura 21 minutos; una vez que una pareja comienza el chat que tienen una hora para decidir si o no para ir a una cita. Usando fue una experiencia que inducen el pánico, incluso cuando sólo estaba buscando los usuarios masculinos de entrevista para esta pieza. (Lo cual no tuvo éxito: “En serio Lol Esto es igual que cualquier otra aplicación que data nada especial,!.” Dijo un usuario a mi investigación periodística.)

[one_third]

NUESTRAS NECESIDADES MÁS URGENTES SON POR LO GENERAL YA SEA IMPULSADOS ​​POR EL HAMBRE O LA CALENTURA

[/one_third]
[two_third_last]
El límite de tiempo no ayuda a reclamaciones “totalmente no es una aplicación de sexo” de ohlala. Somos seres humanos; nuestras necesidades más urgentes, sensibles al tiempo son generalmente impulsados ​​por el hambre, ya sea o calentura. Es difícil imaginar una situación en la que sólo le daría a alguien de 21 minutos para decidir si desea o no tener una conversación estimulante conmigo durante un buen Chianti. Sin embargo, otras personas son quizás más probabilidades de ser atraídos por la promesa de dicha interacción instantánea, con o sin sexo – las personas que son (o se considere ser) muy ocupado, muy importante, y muy impaciente.

Poppenreiter no es una persona terriblemente paciente, que puede ser un rasgo útil en el mundo de inicio. Ella, literalmente, cortar por lo sano cuando sintió Peppr no se filtra hacia fuera. Cuando Ohlala amplió a la ciudad de Nueva York, que era un desarrollo de manera similar impulsivo. “Éramos un equipo muy pequeño en ese momento, creo que sólo seis o siete personas,” dice Stüber. “Y dijimos que queríamos ser hecho dentro de los dos meses – ir a un nuevo continente, la presentación de una nueva corporación, el control de la situación jurídica.”
[/two_third_last]

La situación legal, por supuesto, es menos permisiva en Nueva York que en Berlín. Pero la situación cultural es realmente lo Poppenreiter está tratando de perturbar, a pesar de que el equipo ha hecho ninguna investigación de mercado sustancial antes de venir a los Estados Unidos. Durante nuestra conversación, ella es cuidado de no usar palabras como “escolta” o “trabajadora sexual” al describir las mujeres que podrían utilizan Ohlala (estados de sitio web de la aplicación en términos inequívocos que acompañantes son “no espera” para utilizar el servicio). Todo sobre los pasteles de buen gusto del sitio grita “Esto es normal! Esto es para ti, chica normal! Estamos todos normales! A todos nos cobra dinero para las fechas!” Pero no importa cuánto Poppenreiter puede estar tratando de redefinir nuestras actitudes en torno pagados de citas, en los Estados Unidos, lo que está vendiendo existe en el mismo vacío legal como agencias de acompañantes. Dinero de carga para una fecha aún se está cargando dinero para una fecha, si es su única fuente de ingresos o no, y es difícil de desbancar siglos de equipaje religiosa y moral que vienen con el sueño americano. Se puede decir que usted no eres más que una niña de recursos que buscan compensar el costo de la tarifa del taxi y un entrenador personal, pero a los ojos de la ley, es posible que también sea una puta.

04_GetWhat.0

Tara no es una puta. Tampoco es que una escolta. Ella es una casamentera, tal como se da la circunstancia, que se especializa en el nicho de “azúcar de citas”. Se enteró de Ohlala en la investigación profesional de golf, y se inscribió en la esperanza de usarlo para encontrar mujeres elegibles para sus clientes masculinos ricas se reúnan. “Cuando me di cuenta que no podía”, – la estructura de Ohlala significa que no hay manera para que las mujeres en contacto con otras mujeres – “I [pensamiento], bueno, tal vez sólo voy a conocer a los individuos frescos.”

[two_third]
Cuando hablo con ella, en una tibia tarde en el parque Bryant de Manhattan, que acaba de terminar el almuerzo en Koi. Ella se divierte las gafas de sol de Prada de gran tamaño y una bolsa de Chanel de charol. Ella es una animada, a milla por minuto hablador – es fácil imaginar su ser grande en las primeras fechas. Ella sólo ha estado usando Ohlala por un par de meses, pero hasta ahora, dice, “Es más me frotando el camino equivocado de la manera correcta.” Muchos de los usuarios masculinos asumen desde el salto que ella es una escolta, y dar comienzo a la charla pidiendo fotos de desnudos y actos sexuales específicos. También hay un desequilibrio de la transparencia: Ohlala presume de su proceso de verificación, pero muchas más mujeres que hombres se molestan en añadir fotos (algo que puedo corroborar haber pasado tiempo en ambos lados de la línea de género de la aplicación). “No me gusta que los chicos que han no verificados perfiles va a decir ‘necesito que enviar más fotos. Necesito ver lo que parecen,'” dice Tara.
[/two_third]
[one_third_last]

MUCHOS USUARIOS MASCULINOS ASUMEN QUE ELLA ES UNA ESCORT, Y DAR COMIENZO A LA CHARLA PIDIENDO FOTOS DE DESNUDOS

[/one_third_last]

Lo que nos lleva a otro tema. Tara de negro, y ella ha experimentado una buena cantidad de perjuicio en el sitio – y de una manera más evidente de lo que ha experimentado en Yesca. “No creo que sea el racismo”, dice el comportamiento de la mayoría de los chicos. “El racismo viene cuando están odio. No son de odio, simplemente no saben, y que no dicen las cosas bien.” Una posible pretendiente, después de terminar su charla bruscamente, volvió a disculparse – que no quiero ser grosero, pero es que no le gustaban “las niñas afroamericanas.”

Tara aprecia la filosofía subyacente de Ohlala, pero en la práctica se ha encontrado que sea mucho más arriesgado. “Dicen que a usted, como una mujer que tiene todo el poder, puede aceptar o negar algo. Usted llevar la conversación, tan sólo acepta lo que acepta.” Sin embargo, es difícil sentirse como si tuviera todo el poder y la agencia Ohlala promueve cuando una silueta gris que está acosando a los desnudos.

“Los muchachos se irá,” Pues mira en el lugar que se encuentra. Obviamente me esperaba esto. ‘ Estoy como, ‘¿Sabes qué? Tienes razón!’ Acabo de salir del chat. Porque ¿qué puedo decir? ”

Poppenreiter prefiere el término “fecha de pago” para describirlo Ohlala proporciona a sus usuarios. Ella afirma que la razón de esto es tan filosófico como es legal: “No se puede utilizar una palabra antigua para una nueva idea,” ella me dijo, y al menos una docena de otras publicaciones que habló con durante el lanzamiento en Estados Unidos de la aplicación.

LA IDEA DE LAS CITAS PAGADO NO ES NUEVA

Pero la idea de las citas pagado no es nueva. Y si lo es, es sólo tan nuevo como la idea de la relación sexual en sí. En su libro de trabajo de amor: La invención de citas , Moira Weigel explica cómo las citas como la conocemos hoy en día se levantó alrededor del cambio de siglo como un práctico clase obrera – una forma para que los solteros urbanos que viven en apartamentos familiares estrechas y casas de huéspedes a salir y pasar sus salarios mientras disfruta de un poco de romance. (Media y sencillos de clase alta fueron relegados a la práctica de la “vocación” – una forma formalizada de cortejo llevado a cabo en gran parte bajo la atenta mirada de un padre.) Pero el mercado estaba lejos de ser iguales: “A pesar de los números de registro de las mujeres a la fuerza laboral , la creencia generalizada de que permaneció estaban trabajando no mantenerse a sí mismos, pero sólo para complementar los ingresos de los padres o maridos “, escribe Weigel. “Los empleadores utilizar este error como una excusa para pagar a las mujeres mucho menos de lo que pagaron los hombres.” Menos de la mitad, en promedio – lo que significaba cuando se trata de gastar dinero en el ocio, las mujeres no tienen casi tanta libertad financiera al igual que los hombres. La aceptación de fechas con los hombres principalmente como una manera de salir de la casa de huéspedes de la noche fue muy común entre los trabajadores del sector textil y costureras de la ciudad de Nueva York.

La igualdad de los salarios en los Estados Unidos se ha deslizado lentamente hacia la paridad en el transcurso del siglo pasado, pero cuando se trata de las grandes cantidades de dinero, los hombres siguen superando largamente a las mujeres. De acuerdo con un informe de este año, sólo uno de cada cinco directores generales en los EE.UU. es de sexo femenino, y sólo el 12 por ciento de los asientos en el directorio del mundo están ocupadas por mujeres. Los números para las mujeres de color se reducen aún más empinado. Al mismo tiempo, la cultura orientada al consumidor femenina sólo ha intensificado desde el comienzo del nuevo milenio, junto con nuestra creciente acceso a la vida de los ricos y / o famosos a través de la prensa sensacionalista y los medios sociales. Nosotros siempre fue consciente de que había personas que tenían mejores cosas, más caros de lo que hicimos, pero ahora imágenes de ellos atravesará nuestros ojos todos los días. Tal vez esto sirve como inspiración para algunos que trabajar más duro para que el próximo aumento de sueldo, pero la vía rápida a la buena vida tal como es representado por el Kardashians (o lo que sea acomodado estilo de vida porn flota su barco) es “hasta la fecha.” Tener una relación con alguien que de otro modo no podría llevar a cabo, según se piensa, es un pequeño precio a pagar por el material de auto-realización.

Sitios como SeekingArrangement se han beneficiado de estos apetitos, y ayudó a perpetuar la noción de que los ricos quieren salir con mujeres jóvenes hermosas, y las mujeres jóvenes hermosas que desee quedarse en hoteles de cinco estrellas y el desgaste Celine. Brandon Wade, fundador de SeekingArrangement, se ha convertido en algo así como un magnate en el campo de las citas transaccional, después de haber puesto en marcha una red de sitios de citas compensadas. En muchos sentidos, es el anti-Pia – sus sitios se comercializan sin complejos hacia los usuarios masculinos ( “Las probabilidades están a su favor”, la página de destino proclama mientras que cuenta con su relación de padre del bebé-a-4-1), y su modelo de negocio se basa en una filosofía de vida prescriptivo en el que sólo necesitan las mujeres para ser plegados con regalos y dinero con el fin de “ampliar sus horizontes” cuando se trata de que los hombres que están dispuestos a la fecha.

“A MEDIDA QUE LA TENDENCIA HACIA EL ENFOQUE MÁS TRANSACCIONAL DE CITAS, QUE LLEGA A SER MENOS ACEPTABLE.”

En 2007, se puso en marcha WhatsYourPrice, una versión más corta-y-seco de SeekingArrangement, predicada sobre la idea de que todo el mundo tiene una cantidad de dinero a la que estarían dispuestos a dar a alguien una oportunidad en una “primera cita”. Es el más claro competidor existente para Ohlala, en la que sus personas que se citan se refieren en efectivo, no la promesa ambigua de “regalos”. Una primera cita es el principio y el final de sus objetivos inmediatos. Sin embargo, casi una década más tarde, su composición sigue siendo alrededor de un quinto del tamaño de SeekingArrangement de, dice Wade. “En primer lugar porque se puede argumentar que un hombre rico es sólo un novio rico y exitoso que está dispuesto a ser generoso hacia usted.” Un “acuerdo” en curso proporciona suficiente ambigüedad que ambas partes pueden optar por unsee el intercambio monetario en el centro de la misma. Las etiquetas de precio claramente identificados en los usuarios de WhatsYourPrice, y ahora ohlala, son más difíciles de ignorar. “A medida que la tendencia hacia el enfoque más transaccional de citas, que llega a ser menos aceptable”, dice Wade.

En cierto modo, esto significa que sus usuarios realmente tienen que querer hacer lo que están ahí para hacerlo. Uno de los puntos de venta de ohlala es su estricta política respecto a si no se presenta – que es una manera que preserva su “instantánea” y puntos de venta “a la carta”. Sin embargo, si un usuario femenino de repente recibe una mala vibra de su fecha, ella todavía debe presentarse en el riesgo de ser expulsado del servicio? Y si el dueño aparezca, ¿cómo se garantiza el pago si su fecha considere insatisfactoria la noche? Al final, lo que está en la demanda, y que está demandando? Ohlala puede poner más poder en manos de las mujeres a la hora de proceder a la instrucción fechas, pero las únicas personas que están encontrando las fechas en la demanda son los hombres. Las mujeres están encontrando en primer lugar el trabajo.

02_party.0

E difícil ser un empresario de sexo femenino. Tal vez por eso las personas que están más molestos por escortgate truco de Pia eran los que sentían que su trabajo era el más invalidado por ella – sus pares femeninas. “Ser uno de los fundadores a mí mismo que era obvio para mí que [ellos] no fueron fundadores, ni los inversores, pero las niñas que fueron invitadas para fines de entretenimiento,” leer el relato de una mujer de la fiesta de Noé.

De vuelta en Ohlala HQ, esto es lo que Poppenreiter todavía no puede conseguir más – lo que ella llama una “doble moral” dentro de la industria de la tecnología, especialmente en Berlín. “La gente dice, ‘Oh, Dios mío, esas chicas, que llevaban faldas y tacones altos;. Que son prostitutas'” Ella dice: “Está bien, así que, si estás usando una falda, y si usted está usando maquillaje, entonces eres una puta? ” Se vuelve de nuevo a su alimentación, y se ríe con amargura cuando lee una cita de un empresario de sexo femenino que asistió a la fiesta. “Locos – las mujeres diciendo ‘. Me alegro de que llevaba un traje de negocios para que nadie me confundiría una escolta'” (Da la casualidad que muchos empresarios femeninos fueron confundidos con escolta por sus pares masculinos, cuando Poppenreiter lea esto, se ríe de nuevo, esta vez con un poco más de alegría malsana – “Oh hombre, ahora me gustaría que se han estado allí,” dice ella).

[two_third]
Basta con decir que Poppenreiter proviene de una escuela de pensamiento diferente que muchos de sus compañeros fundadores femeninos. “Siempre digo, soy una mujer, y yo soy una mujer en tecnología y no quiero vestir como -.” Se queda corta. “Yo llevaba un vestido negro en el primer día asistí a NOAH, porque quiero ser una mujer en un entorno dominado por los hombres. No quiero vestir como un hombre.” Y, sin embargo, rechaza gran parte de la comunidad tecnológica femenina – y sus reuniones en las iniciativas y las cuotas de representación, que considera discriminación a la inversa. “Creo que las mujeres en la comunidad de inicio son tan agresivos en cuanto a sus puntos, y no creo que esa es la manera de crear la mayor cantidad de cambio en el período más corto de tiempo”, dice ella. “Lo que quiero hacer es ser un excelente director general, y lograr que a mí mismo, y luego ser un modelo a seguir ya que he logrado que a mí mismo.”
[/two_third]
[one_third_last]

POPPENREITER PROVIENE DE UNA ESCUELA DE PENSAMIENTO DIFERENTE QUE MUCHOS DE SUS COMPAÑEROS FUNDADORES FEMENINOS

[/one_third_last]

Que el fundador de Ohlala es una mujer – y que ella ha contratado a un personal que es más del 50 por ciento de mujeres (una anomalía en tecnología) sin duda ayuda a la percepción pública. Pero también es una espada de doble filo, y Poppenreiter está continuamente luchando para ser tomado en serio tanto como un CEO y un disruptor de la industria de citas aún femenina codificado en gran medida, sobre todo en eventos como Noé. No es que alguna vez había dejó en tanto. “Pia experimenta esto todos los días; no lo hago, porque me siento aquí cuando Pia va a los eventos”, dice Stüber. “Y ella no habla de esto, porque es Pia [ocupados] demostrando que ella es realmente bueno en lo que hace. Por lo tanto, no viene para arriba.”

Unos días más tarde, Poppenreiter publica una declaración de seguimiento, esta vez en su página de Facebook. “Podríamos pasar tiempo discutiendo lo injusto que es el mundo y cómo estamos de acuerdo con las tendencias de una industria influenciada [anteriormente] fuertemente masculina,” ella escribe con desprecio apenas disimulado. “Solo tiene que elegir. Y voy a enrollar las mangas y volver a trabajar ahora.”

El trabajo da sus frutos; Pocos días después de #escortgate, director de marketing Lindsay Buescher dice que calcula las suscripciones se han incrementado en un 700 por ciento.

Durante mi conversación con Tara, un hombre sin hogar se acerca, mira lo suficientemente loco que ninguno de nosotros le puede pasar por alto. Ha perdido su cartera y su documento de identidad, dice, y él está sólo en busca de dinero para la comida y para viajar de regreso a casa. Cada uno de nosotros le entregamos un dólar; que nos da las gracias y sigue adelante.

Tan pronto como fuera del hombre del alcance del oído, Tara me habla de un video mientras observaba ese fin de semana, alrededor de un hombre sin hogar que sedujo a las mujeres en busca de refugio. “Iría a Walgreens y Duane Reade, y simplemente refrescar usando [gel para el cabello.] Se iba de bar en bar, y él iba a dormir con las niñas, y él estaba como, ‘Dependiendo de lo bien que me cogí a ellos, pude quedarse un fin de semana de tres días. ‘ ”

[one_third]

“SI PUEDO CONSEGUIR PAGADO PARA IR A UNA CITA Y SER MI FUERTE,, AUTO LOCO Y DIVERTIDO, ¿POR QUÉ NO?”

[/one_third]
[two_third_last]
El ajetreo es real, y Tara tiene pocas ilusiones sobre él, por lo que ella tenía pocos escrúpulos sobre la suscripción a Ohlala. “La gente va a dejar que los explotan hasta cierto punto, y están de acuerdo con esto,” dice ella. “Pensé, si puedo les paga para ir en una fecha y ser mi fuerte,, auto loco y divertido, ¿por qué no?”

Y, sin embargo, casi a su pesar, ella cree que puede haber encontrado a alguien que realmente le gusta. Stuart? Desde Amsterdam? Después de llegar a la joroba inicial falta de comunicación, terminaron de salir de todos modos, en el entendido de que el sexo no estaba sobre la mesa. Ella todavía le consiguió $ 600, también – él la PayPal’d, y, como un verdadero caballero, esperó para asegurarse de que recibió la transacción antes de decir buenas noches. “Era como, ‘Sólo sé que esto es por su tiempo.’
[/two_third_last]

“Es realmente muy bueno”, dice ella. “Es alguien que me deslice de derecha sobre la yesca de todos modos, así que era totalmente bien.” Su fecha se convirtió en unas pocas horas de bar en bar, y terminó con un poco de lo que fuera.

“A veces es bueno”, dice Tara. “Estoy sola ahora. Es bueno a veces, estar en compañía de un chico que me atrae y ver a dónde va.”

“Estoy 100 por ciento seguro de que voy a la mierda”, dice ella, con una sonrisa de oreja a oreja. “Me gusta el.”

Pero a lo largo de nuestra conversación, que oscila violentamente sobre si es o no el sentimiento es mutuo. Todavía texto, pero Stuart tiene una esposa e hijos – incluso en su primer (relativamente) Fecha de casta, expresó dudas acerca de apartarse de su matrimonio. El dinero sólo enturbia la cuestión. Tal vez, dice, ella habría estado abierto a dormir con él después de la noche fue tan bien si se habían encontrado ninguna otra manera. Pero no podía confiar en sí misma en ese espacio transaccional. “Me siento como … bueno, lo hago sólo porque usted me dio el dinero? No lo sé.”

Por esto, y las razones por las que ya se ha expresado, ella probablemente borrar su cuenta de Ohlala. Mientras tanto, si se quiere establecer otra fecha con Stuart, ella tiene su número. Se supone que debe estar en la ciudad ese mismo mes, y que incluso hemos discutido planes para una segunda fecha (Smorgasburg!). Y porque a ella le gusta tanto, ella bajó la tasa – sólo $ 300 en esta ocasión.

* Los nombres han sido cambiados para proteger la identidad.

Source :

The Verge